15 agosto 2018 Por: Natacha Ferrer artes audiovisuales, broda, fango, musica, productora
Compartir:

Realizadores audiovisuales, Juan y Juanma calzan las cámaras de su productora Fango para suspender tiempo y espacio en un universo elegantemente descontracturado. Desde 2015, plantan en la escena audiovisual rosarina una mirada creativa y contundente.

Su fuerte es acompañar la escena musical, ya sea cubriendo conciertos o realizando videoclips para bandas locales. Sin embargo, su espectro es mucho más amplio. Van marcando sus producciones con ese indescriptible ingrediente que tiene Fango.

Si bien las dos cabeceras de la joven productora audiovisual tienen recorridos bastante eclécticos, juntos logran identificarse con brío en un universo intimo y experimental. Juan, criado entre compacteras y editoras, recibió una fuerte influencia de un padre a cargo del canal de televisión de su localidad. Juanma, consumidor de la “basura de Internet”, como gusta llamarlo, encontró en lo audiovisual su modo de expresión después de haberse mandado casi a ciegas en la carrera de Realización Audiovisual.

La unión de ambos realizadores fue esculpiendo en Fango una estética que explora lo íntimo de manera experimental.

Juan: Tenemos un estilo. Pero así y todo, es un matete de cosas. Vamos por el lado más descontracturado. Espontáneo. Estamos al borde de lo border, entre el mal gusto y un concepto estético buscado.

Desde su conformación, en 2015, fueron consolidando su imagen, remarcándose en el ámbito de la música. El trabajo más destacado de su historial es sin duda la serie web musical del Desvío Automático. Una rica fusión entre música orgánica y electrónica, instalaciones lumínicas y producción audiovisual.

Sumaron producciones bajo la marca de Broda, la veta musical de Fango. En sesiones acústicas depuradas invitan al espectador a compartir un momento de ensoñación musical con artistas como Ariana Abecasis, cantautora catalana, Lauphan o Fede Leites, entre otros.

Krio: Se están dedicando más a la música, ¿por elección o porque encuentran mayor mercado?
Juan: Por las dos cosas. Pero sobre todo por elección. Tenemos muchos amigos músicos. Se armó un círculo que va y viene. Siempre que tocan nos llaman. Por ejemplo, el año pasado formé parte de un equipo que fue a Tucumán para registrar la grabación del próximo disco de Fede Leites, en la residencia artística Yungas Haus.

Krio: ¿En qué momento apareció Broda?
Juanma: Broda venía de un proyecto de sesiones acústicas que yo tenía antes de Fango. Cuando formamos Fango con Folo, empezamos a darle todo un sentido y decidimos que Broda fuera el canal de música de nuestra productora. Es un proyecto totalmente autogestionado y sin fines de lucro. Es un poco su espíritu: tratamos de que no este auspiciado por nadie.

Las sesiones de Broda son planos secuencia oníricos. Sus cámaras nos entrometen en un instante de cercanía creativa del artista, convirtiendo al espectador en una suerte de espía fascinado.

Krio: Los canales de sesiones acústicas son un formato ya muy consumido en Internet. ¿Qué diferencia tiene el suyo de los otros canales de sesiones acústicas?
Juanma: Ninguna. (risa) De hecho fue un conflicto bastante jodido. Nos pusimos a pensar qué nos diferenciaba. En realidad, nada. Es una copia de algo que ya veníamos consumiendo de antes. Solamente que en la región no existía.
Juan: La idea también es que los productores locales tengan un espacio. Como un sello de música, donde puedan subir música y que nosotros le demos la parte de imagen.

Es cierto que en YouTube abundan las sesiones de música filmadas y editadas. En Argentina conocemos al canal Musiquita en la cocina, a nivel internacional, los conciertos de Sofar Sounds o de NPR Radio. Pero lo que destaca a Broda indudablemente es su marca estética, que reencontramos en todo el trabajo de Fango.

Juan: Nuestra línea estética es este ingrediente que ni nosotros sabemos bien qué es. Sabemos que nos gusta y tratamos de seguir por ese camino. También es parte de lo que consumimos a diario. Es por eso que Fango siempre se está recreando. No es algo cuadrado. Siempre va virando hacia donde tenga que virar.
Juanma: Cuando nos planteamos qué hacer con el logo, decidimos que lo que producíamos sea nuestra marca. Que represente nuestra identidad.

Krio: En ese recrear continuo, sumado a la constante evolución de los consumos ¿cómo logran adaptarse a este contexto actual?
Juanma: Está todo saturado hoy en día. Pero la adptación a los constantes cambios es algo que se da naturalmente como consumidores, nosotros lo que tratamos de hacer es darnos cuenta de eso lo antes posible, descubrir las técnicas y tratar de ponerlo en práctica.
Juan: Pero a la vez todo vuelve. Toda moda vuelve. Como el VHS y las estéticas ochentosas que se vuelven a reutilizar. Como que todo se va recreando.

Con Fango, Juan y Juanma van apostando constantemente hacia una perpetua evolución. De la escritura del guión de una mini-serie a la producción audiovisual del Proyecto Persiana con la Municipalidad de Rosario. Desde una especie de workshops-stand up a instalaciones artísticas audiovisuales. Así también, abrieron su campo al fashion film, un género híbrido que mete manos al cortometraje, al spot publicitario y al videoclip. Mutar se convirtió en un verdadero moto para todo el equipo.

En febrero del año pasado, para sumar a su joven pero contundente trayectoria, abrieron una casa-estudio junto con la productora amiga Mariscal, permitiendo dar a sus productoras “un salto de profesionalidad”. En su promesa de renovación y re-evolución, Fango y su colectivo de colaboradores van marcando nuevas rutas en la producción audiovisual rosarina.

Krio: ¿Qué planean, visión a futuro?
Juanma: ¡Tirar un cohete!
Juan: Un cohete propio, para hacer un reality en la Luna. (risa) Hablando en serio, la idea principal de Fango es no estancarse en Rosario. La realidad es que acá hay un circulo muy chico, con muchas productoras haciendo más o menos lo mismo. En algún momento, tal vez tengamos que abarcar Córdoba o Buenos Aires. Queremos generar lazos en el país. Aunque tampoco es una estrategia que ya tengamos pensada.
Juanma: También la idea de la casa-estudio, más allá de mejorar nuestra imagen, es tratar de ordenar lo que es Fango.
Juan: Queremos aprovechar este espacio para organizar workshops, capacitaciones, ferias o alquilar para que se puedan hacer producciones.

Krio: Ustedes que cubren bastante la efervescente escena cultural de Rosario, ¿cómo se relacionan con esta?
Juanma: Dentro de la escena cultural rosarina nos ubicamos en la misma que todos los demás artistas, tratamos de siempre trabajar en conjunto con nuestros compañeros y compañeras del arte. Muchas veces hacemos con nuestro trabajo que se destaque más el de otro y otras veces jugamos con nuestras posibilidades y también se destaca lo que hacemos nosotros. La escena cultural se relaciona sola, vas a ver algo a algún bar mientras comes una pizza (mientras la municipalidad no lo haya clausurado) y conocés gente que está en la misma. Que quiere hacer cosas, que tiene ideas. Hay muy buenos artistas. Pero están como muy detenidos por el contexto. Quizás, como decíamos antes, el simple hecho de estar acá los detiene un poco. Veo que los gestores culturales tienen siempre la segura. Traen a esta banda que pinta y el 80% de las veces, no les pagan o proponen un canje.
Juan: Esta muy bastardeado todo eso. Pero tampoco es que estamos en un momento de crisis total. Pero como que habría que dar un saltito. Se me hace que por la crisis que está por venir, a nivel mundial. Tengo toda la esperanza de que van a salir cosas. Las revelaciones pasan cuando todo está muy mal.

Fotografías: Fango, autoretratos de Juan y Juanma

buscá tu evento

cargá tu evento

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Into Danger: hybrid & grl pwr

Disidencia sónica 5/5: La noche es nuestra

La muestra 2.0 de Ana Taleb

Disidencia sónica 3/5: Get Down – Guerra de estilos