Lucía Tognarelli es una diseñadora gráfica que decidió estudiar esa carrera con un objetivo muy presente, ser su propia jefa.

 

Con un prontuario de mujeres trabajadoras independientes en su familia, desde su madre arquitecta, hasta sus tías, una trabajando en moda, y otra profesora de bellas artes, luego se convertirían en las primeras diseñadoras gráficas de Rosario, Lucía asumió como un desafío poder comunicar visualmente la identidad de un cliente. Asimismo, considera la libertad de la profesión, que permite combinar muchas técnicas para llegar a un resultado, como un elemento sumamente poderoso.

Lucía se siente constantemente influenciada por la música, las películas, los relatos y sus propias amistades.

En sus palabras, ella confiesa: “Es imposible definirlo, hasta encuentro influencias en cosas increíbles sobre lo que se supone que ‘está mal’ gráficamente hablando”. La ciudad de Rosario se configura como su gran fuente de referencias, tanto en la pintura, como en los paisajes, los artistas vivos y los muertos. La historia gráfica y pictórica de la ciudad no deja de inspirarla, y cada oportunidad de recorrerla aparece como un nuevo descubrimiento.

Lucía cuenta en su haber con la participación en diversos proyectos colectivos, especialmente laborales, junto a otras colegas, con las que trabaja en equipo aunque afirma que la mayoría de sus trabajos suelen ser individuales.

En estos momentos, así como otros diseñadores gráficos de la Pinacoteca 2.0 lo expresaron, existe una necesidad imperante de alejarse un poco de la computadora para volver a la mano alzada o cualquier otro trabajo con las manos. Por eso Lucía se manifiesta muy enfocada en la producción propia, en dibujos, collages y experimentando con materiales como la madera y la pintura.

Lucía es de esas diseñadoras gráficas que son como una marca registrada. Su trabajo puede reconocerse en diversos soportes, para múltiples clientes y su versatilidad siempre la destaca. Disfruta del trabajo por cuenta propia y trata siempre de no olvidar que además de trabajo, el diseño gráfico es un oficio de gran goce que le permite pasarla bien tomando talleres, juntándose con colegas a hacer muestras, produciendo a pedido o simplemente porque sí.

 

 

Fotografía de portada: Romina Yromey Ferreyra.

buscá tu evento

cargá tu evento

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

La muestra 2.0 de Andrés Picech

La muestra 2.0 de Hilen Godoy

La muestra 2.0 de Limonlima