15 octubre 2018 Por: Oliverio Espindola CCB Rosario 2018, Cosplay, Crack Bang Boom, kriomix, Superhéreos, Villanas
Compartir:

¿Quién no ha intentado alguna vez volar como Superman o treparse por alguna columna queriendo ser Spiderman? ¿O quizás convertirse en alguna villana de las más malvadas que existen, como Gatúbela o Hiedra Venenosa? Es a partir de este deseo que surge la idea de hacer Cosplay. Parecería a simple vista que solamente consiste en disfrazarse de algún personaje y ya está, pero como le dijo alguna vez el tío Ben a Peter Parker: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

 

Para comenzar, es importante comprender el concepto “Cosplay”. Éste está formado por las palabras “Costume” (Disfraz en inglés) y “Play” (Jugar, representar, etc), es decir, el arte de vestirse e interpretar (con todo lo que conlleva) a un personaje, que puede ser de comics, mangas, videojuegos, entre otras posibilidades.

Esta actividad, como la conocemos hoy, surgió en Japón en los años 70, a través de las primeras series animadas con gran difusión, como en el caso de Astroboy, Mazinger Z o Heidi. Fue en los eventos de cómics de la época donde quienes seguían fervientemente dichos “animés” iban con disfraces que representaban a sus Superhéroes y villanas favoritas. Sin embargo, el origen del Cosplay, se remonta un poco más atrás, a los años 30 en EEUU, en la primera convención de Ciencia Ficción, donde una pareja asistió con trajes de la protagonista y el protagonista principales de la película “Things to come”(1936).

Es evidente que la globalización extendió este fenómeno a todas partes, llegando incluso a Argentina de la mano del Concurso de Cosplay que se organiza cada año durante la Convención Internacional de Historietas “Crack Bang Boom”. Durante el desfile de personajes, siempre se suele oír, entre la multitud que los aclama, dudas e impresiones sobre los trajes que se exponen: “Mamá, ¿cómo me puedo hacer un Cosplay?” o quizás, “¿Qué materiales habrá utilizado?”, “¿Cuánto habrá tardado en hacerlo?”. Según los Cosplayers profesionales, es siempre a través de esas preguntas que se comienza el desarrollo del personaje a interpretar.

 

Lo primero es identificar a la superheroína o al villano que más nos gustaría interpretar. Todos sabemos que cada personaje tiene un trasfondo, algo que condujo a que fuera así, por ésto es indispensable, luego de la elección, comenzar una amplia investigación, a través de internet, comics, libros o incluso preguntando a amigos y amigas con un gran fanatismo. Puede ocurrir, durante la búsqueda, que encontremos diferentes trajes posibles para armar el Cosplay. Frente a ésto, se puede tomar uno o realizar un diseño del Cosplay propio que incluya partes de los trajes de diferentes cómics.

En base a estos datos, podemos iniciar el proceso de armado del traje. A lo MacGyver, vemos qué elementos podemos usar, averiguamos los tipos de telas que nos harán falta, si sirve el cuero, si sirve el poliéster, etc. También hay que considerar los accesorios, es decir si lleva armadura, si tiene un sable láser, si alguna parte va impresa en 3D.

 

via GIPHY

Finalmente, si bien este tipo de actividad puede llevarnos mucho tiempo y esfuerzo para poder presentarnos frente al público de una convención de cómics, vemos el fruto de nuestro arduo trabajo en las caras, sobre todo, de las niñas y niños que nos piden sacarse fotos, ya sin pensarnos como una persona con un traje, con una caracterización, sino que ellos ven a sus amados personajes, de los comics o de internet.

Así que si deciden sumarse al “lado oscuro” del Cosplay, que la fuerza os acompañe.

 

Fotografías: Oliverio Espindola para Krio.

buscá tu evento

cargá tu evento

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Disidencia sónica 5/5: La noche es nuestra

Entonces el Drag es todo eso

El género de una (dis)puta

“En su mente todo migrante o refugiado piensa en volver a su país”